Las semillas y la buena tierra

Altea

Enero 8, 2011

  1. Da igual, sea biblíco, indú o sufí, es un texto que refleja un mensaje crucial, preparate para recibir cosas nuevas, para conocer otros caminos, me ha gustado bastantes, y claro, puede haber una multiplicidad de interpretaciones…

  2. Un gran sabio de nuestro tiempo, a quienes muchos tuvimos la gran fortuna de conocer en vida, estaba cierto día acompañando a un labrador que hacía su siembra.
    En determinado momento, el labrador le preguntó:
    – Y usted, señor, ¿qué siembra?
    El sabio le contestó:
    – Yo siembro hombres.
    Tras meditar un rato, el labriego le dijo:
    – Eso es mucho más difícil que lo que yo hago.

    Cuando este sabio nos refirió la pequeña historia, nos comentó:
    – Los grandes pensadores de las mejores universidades no hubieran comprendido mejor que este hombre lo que yo quise decirle.

    Un abrazo, Altea, y sigue sembrando…

  3. Una bella enseñanza, pienso que debemos meditar aún mas sobre el alcance de ella, para que así podamos extraer su esencia y renovado significado.

  4. bella, muy bella enseñanza, necesario resulta meditar y disernir acerca de ella, a fin de siempre extraer su esencia y renovado significado. En verdad es una eseñanza atemporal. eterna si lo es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *