Saber esperar

Fátima

noviembre 13, 2013

  1. Has puesto el dedo en una de las grandes llaga de nuestros tiempos.
    Tu reflexión es digna de tenerse en cuenta para aprender a actuar con paciencia, que no es otra cosa que el conocimiento y la obediencia debida de los desarrollos de la vida. Hay quien quiere sembrar hoy la semilla y mañana recoger los frutos.
    Un abrazo y gracias por tu escrito.

  2. Yo entiendo que no esperamos porque nos frustramos, cuando no obtenemos la respuesta inmediata y la que esperamos, no sentimamos mal, a lo mejor hasta desvalorizados, son los tiempos estos que corren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *