Sembrad ideas buenas

  «Sembrad en los niños ideas buenas, aunque no las entiendan; los años se encargarán de descifrarlas en su entendimiento y de hacerlas florecer en su corazón» (Maria Montessori). No basta que sean buenas ideas, sino que han de ser ideas buenas. Es decir, la moralidad por encima del interés. Es más valioso, humanamente hablando, tener una vida ajustada a unos principios éticos que ser inteligente.

La sabiduría no muere

«La sabiduría es lo único que no muere de vejez» (Séneca). La vida de cada uno es una historia por escribir, un camino por recorrer, una misión que cumplir. Hay que descubrir el guion de la historia, el motor de nuestro movimiento, la finalidad de nuestra vida. No basta el conocimiento erudito, hay que dar con la tecla de la sabiduría, la que nos permite aprender a vivir, la que nos hace subir de nivel, la que trasciende la historia personal de un solo individuo para encajarlo en el género humano desvelando paso a paso diversas piezas del rompecabezas. La […]

Una obra de arte… ¿invisible?

  Visto en el periódico ABC del 29 de mayo de 2021 (no, no era el Día de los Inocentes): «Un artista vende por 15.000 euros una escultura inmaterial, invisible, que no existe». Para los ojos que uso para ver (porque los de la imaginación los reservo para mejores causas), lo que se ha vendido por un dineral es el aire que hay sobre las losas del suelo. La foto de la obra que publica el periódico así lo demuestra. No tengo nada que alegar al título que le ha puesto el autor a su obra: “Yo soy”, culmen del […]

Rectas palabras

  Uno de los tesoros filosóficos que nos ofrece el budismo, como filosofía práctica de vida, es el Noble Óctuple Sendero, que se compone de ocho claves o formas de actuar indispensables para no salirse de lo moralmente correcto. Una de ellas consiste en cultivar las rectas palabras. Con un sentido muy amplio, se trata de no herir con ellas y de no utilizarlas como herramienta para fines egoístas. Es concebir las palabras como vehículo de lo mejor que podamos ofrecer. Merece la pena reflexionar sobre si conservamos este profundo significado cuando nos vemos inmersos en muchas situaciones cotidianas, como […]

La calma de un jardín

Quien no ha conocido la calma de un jardín oriental en una noche de verano, ignora que el paraíso existe en la tierra. Allí se mezclan los perfumes de las rosas con los de los hibiscos y los tamarindos; un agradable frescor sube del suelo regado por los jardineros al anochecer. Uno se pone a soñar con un universo donde el ser humano sabría de nuevo fraternizar con la flor más humilde (Christian Jacq, El egiptólogo).